nuestra habitación

En silencio susurré sala de la tarde
tono de reproche, cuidado de niños con amor:
– “¿Por qué se pasea alrededor de la casa, me gusta
Sólo por la mañana procedente de la estación?

pila desordenada de cosas dispersas,
vistas, cómo despeinado notas polvorientas!
A pesar de que antes de retirarse aspecto que en la ventana,
Pero sus pasos más nítidas dimensiones.

En esta casa latentes como a un extraño,
Como un triste invitados, sin el poder de los placeres.
Nadie se encuentran risa excitada,
Nadie está triste, vista.

Muchas mujeres se han visto en una vida larga I,
– En esta casa de la harina, ¡ay, no al azar! –
I en noche de octubre secretos pesados
No uno confió, anhelo.

ay, No me temas, No se resistan tenazmente:
A medida que la atención salón centenario cada!
Dime todo, todo sea dicho uno
Soy tu madre sola.

Yo te sigo ojo vigilante,
Desahogarse neskoro historia!
Por qué no está contigo, que bonito, con quién
¿Alguna vez has soñado aquí la próxima?”

– “Para los valientes, quienes hacen única pasión Velenje,
se dio a la fuga, en mi no espera de la pleamar.
Yo noche decisiva temía,
éstos harina – mi redención.

Esta tarde me reproche alma obligado,
Como un traidor la arrojó sobre la paja,
Y ahora estoy sin corazón deambular por la casa,
Como si el mañana llegó a la estación”.

Velocidad:
( Aún no hay calificaciones )
compartir con tus amigos:
Marina Tsvetaeva
Añadir un comentario